Análisis TerraTech

Diseña, construye y maneja un montón de vehículos para abrirte camino a la victoria en un futuro lejano lleno de armas y carreras

¿Recuerdan el juego Banjo Kazooie Nuts and Bolts que salió en los primeros años de la Xbox 360? Si hacen memoria, la novedad que nos presentaba era poder crear tu propio vehículo y poder usarlo en encarnizadas batallas y veloces carreras. Teniendo esto como base, sumemos ahora una creación de mundos procedural junto a enemigos, pequeñas dosis de crafteo y gestión de recursos y tendremos como resultado TerraTech, el juego al que hoy vamos a analizar.

Piezas para armar

TerraTech basa su jugabilidad en tres pilares: Campaña, Modo Creativo y Castigo. En el modo Campaña se nos presenta una historia que pasa desapercibida. Nos habla de como en un viaje somos atacados y caemos en un planeta alienígena. Ahí, estamos obligados a buscar piezas para construirnos poco a poco nuestro primer vehículo. Los primeros compases funcionan a modo de tutorial y nos muestran los conceptos básicos de cómo formar nuestro vehículo. Debo avisar que el desarrollo es lento y para que tome ritmo necesitamos invertir un buen puñado de horas. Pertenecemos a una organización llamada GSO, la cual nos hará defender a cuatro corporaciones que son las que nos ofrecerán material para construir y mejorar nuestro bólido. GeoCorp es la corporación dedicada a la minería y extracción de materia prima (nos otorgara piezas grandes), Venture siempre tendrá retos de carreras contrarreloj, Hawkeye que se dedica a las armas y tanques y una sin nombre que nos otorga bloques de colores.

A lo largo y ancho del planeta donde aterrizamos hay unos módulos de la GSO que funcionan como puestos comerciales y esta nos brindará las misiones para seguir teniendo material para construir. Las misiones casi siempre son las mismas, ve a cierto lugar y recoge los materiales, derrota cierto enemigo, gana una carrera contrarreloj o recoge minerales y recursos. Hablando de recursos y materias primas, estas se obtienen de las rocas y los árboles tales como minerales y frutas o madera, las cuales en un principio recogeremos y venderemos en los antes citados puestos comerciales. Más adelante nos enseñarán a refinar materiales para convertirlos en combustible o en los mismos cubos con los cuales creamos nuestros vehículos. Un detalle importante es que algunos de estos mecanismos son complejos y no me refiero a su uso, si no a la manera en que podemos programarlos para que funcionen de determinada manera.

En su modo Creativo nos permite construir cualquier virguería que se nos venga en mente, ya que tenemos todas las piezas desbloqueadas desde el primer instante y créanme cuando les digo que se pueden hacer cosas impresionantes. Algunas aunque no se pueden conducir, lucen muy bien. Y por último tenemos el modo Castigo, que es una combinación del creativo con carreras ya que podremos poner a prueba nuestras creaciones en carreras de velocidad, sorteando obstáculos o derrotando vehículos enemigos. Tiene un modo multijugador donde podremos competir con hasta dieciséis personas ya sea todos contra todos o por equipos, y aunque al principio tendremos algo muy básico, conforme vayamos ganando se nos darán muchas más piezas.

El vehículo de tus sueños

En TerraTech para empezar a construir nuestro vehículo hay un eje central que es “la cabina“, la cual debemos defender a toda costa colocando piezas alrededor. Usamos una especie de retícula con la cual seleccionamos la pieza que queremos colocar en cualquier parte marcada del cubo (la cabina) y así vamos juntando pieza por pieza hasta formar una base, teniendo esto podemos acoplar armas ya sean misiles, armas láser, ametralladoras; accesorios como radares para ver la posición de nuestros enemigos, escudos, taladros y un largo etcétera de opciones por descubrir. Eso si, tener en cuenta el peso del vehículo, ya que dependerá de las llantas que usemos, el vehículo se moverá con fluidez o lentitud (y esta será nuestra peor enemiga).

La conducción es algo complicada ya que con el stick izquierdo controlamos completamente el vehículo, así que si hacemos hacia arriba, el vehículo se dirigirá hacia adelante, si hacemos abajo va irá al revés. La cámara se maneja con el stick derecho pero no influye en la conducción. Al principio no es nada cómodo y podemos tardar en hacernos con el control de la conducción, además disparamos con uno de los gatillos y aunque algunas armas apuntan automáticamente en ocasiones nos vemos dando vueltas sin sentido tratando de encontrar a nuestros enemigos ya que están en un punto muerto donde ninguno de los dos se hace daño.

Teniendo en cuenta que el punto fuerte del TerraTech es la construcción, nos encontramos en ocasiones donde es tedioso encajar cada pieza en el lugar que queremos, piezas que se encajan donde no queremos haciendo que otras salgan volando nos obliga a cambiar a cada momento la perspectiva de la cámara. Aunque contamos con la opción de que, solo pulsando un botón, podemos hacer que nuestro vehículo flote y sea más cómodo embonar las piezas.

Un mundo vacío

En este apartado TerraTech se siente un poco descompensado. Usando el motor Unity, vemos que en toda nuestra partida solo hay dos biomas que son un terreno cubierto de hierba con pequeños arboles y un largo y extenuante desierto lleno de dunas. Y aunque podremos pasear libremente por todos lados, carece de viveza y es una gran monotonía; cuenta con un ciclo día y noche pero no sirve de mucho. Ya sean aéreos o terrestres, toda la jugabilidad depende de los vehículos, donde para poder crearlos debemos craftear con recursos las piezas o destruir a los enemigos y usar las piezas que dejan en el suelo. Al mismo tiempo, los enemigos lucen simples como los escenario. En el aspecto sonoro TerraTech nuevamente nos deja un trago amargo, ya que mientras nos desplazamos escucharemos cómo una guitarra nos acompaña, pero si hay un enemigo cerca y nos comienza a atacar, la música sube de intensidad indicando que estamos bajo ataque. Quizás querían dar un tono relajado como el famoso juego de crafteo por excelencia, pero no lo logran en lo mas mínimo, dejando un gran hueco en este apartado.

Conclusión

TerraTech nos lleva a volar la imaginación creando nuestras propias máquinas de guerra, donde podemos hacer cualquier cosa, aunque el combate y el manejo de las mismas se sienta un tanto torpe, bajo el auspicio de un mundo vacío sin vida y carente de emoción por la aventura. Unas misiones que fallan mucho por lo rápido que se hacen, algunas otras que se hacen repetitivas y la falta de una banda sonora con mas variedad hace que le resten enteros. El multijugador es un poco mas estratégico, y ver las creaciones de los demás nos lleva a querer mejorar y hacer mas grandes y vistosos nuestros vehículos.

Por último, os comentamos que podemos disfrutar TerraTech en PlayStation 4, Xbox One, Nintendo Switch y PC.

Resumen
A menos que te guste crear y poner a prueba tus vehículos no veo otra razón para tomarlo en cuenta, el juego tiene lo suyo pero rápidamente se hace repetitivo. Eso si el multijugador puede salvarlo un poco siempre y cuando no nos cansemos de las batallas tan simples.
Positivo
  • La creación de los vehículos
  • La gestión de recursos da para muchas opciones
  • El multijugador
Negativo
  • El manejo de nuestras creaciones
  • Batallas torpes e IA deficiente
  • Gráficamente muy pobre y mundos vacíos
  • La banda sonora brilla por su poca variedad
6.1
Correcto
Jugabilidad - 6
Duración - 6.5
Tecnología - 6
Diversión - 6

Déjanos tu opinión

Tu dirección de email no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Olvidé la contraseña

Por favor, introduce tu usuario o email. Recibirás un link en tu correo para crear una nueva contraseña.

Registrarse