Análisis GWENT: The Witcher Card Game

Hechizos, monstruos y brujos en forma de cartas

Tras estar varios meses en fase beta, GWENT, salió al mercado oficialmente el pasado mes de diciembre. Con la actualización Homecoming añadió mecánicas y estéticas completamente diferentes a las que había en su versión de prueba. A continuación realizaremos un análisis exhaustivo sobre el título free to play de CD Projekt Red.

¿Qué es Gwent?

Se trata de un juego de cartas coleccionables ambientado en el universo de The Witcher. Sus orígenes se basan en el juego de cartas in-game que pudimos disfrutar en The Witcher III: Wild Hunt. Visto el tremendo éxito que tuvo en el título del brujo, CD Projekt Red tomó nota y decidió realizar un título exclusivo centrado en este juego. Siendo prudentes, la compañía polaca decidió sacar una versión beta a la que, poco a poco, fueron añadiendo actualizaciones con diversos contenidos y reglas. Con el paso del tiempo, Gwent se convirtió en un juego bien planteado y muy diferente a la básica versión que vimos en la tercera entrega de la saga de Geralt de Rivia.

El primer punto a favor a la hora de jugar a este título es su tremenda accesibilidad. GWENT es free to play, por tanto no requiere ningún coste el comenzar con él. Tampoco es necesariamente un pay to win, ya que el sistema con el que cuenta es sorprendentemente generoso con el jugador y le dota de materiales para ir consiguiendo nuevas cartas y recursos. Por tanto, nos encontramos con un título atractivo para los recién iniciados.

Funcionamiento, mecánicas y elementos

GWENT cuenta con más de 620 cartas divididas en cinco facciones. El jugador debe construir una baraja compuesta por cartas de una de las facciones y cartas neutrales. Cuando el mazo, de no más de veinticinco cartas, esté formado; se enfrentará contra otro jugador y su baraja. Las reglas son simples: quién gane dos de las tres rondas se alzará con la victoria. Cada ronda se gana mediante la suma de puntos con los que cuenta cada jugador en la mesa. Cada carta tiene unos puntos de poder y una serie de habilidades únicas. Sería una tontería detallar el funcionamiento del juego, ya que este explica muy bien sus mecánicas básicas en un tutorial. Por tanto en este análisis nos centraremos más en el contenido general del juego.

Las cinco facciones con las que contamos son bien conocidas para todo aquel/aquella que haya jugado a los títulos de la franquicia. Cada grupo cuenta con diversas estrategias y habilidades que se reparten en sus cartas. Además cuentan cada una con cuatro líderes que brindarán al jugador una habilidad única que podrá cambiar el rumbo de la partida. Dichas facciones son:

  • Reinos del Norte: con 96 cartas y cuatro líderes encarnados en varios de los reyes y personajes celebres de las regiones norteñas.
  • Scoia’tel: con 96 cartas y cuatro cabecillas de los grupos rebeldes compuestos por enanos y elfos.
  • Monstruos: con 96 cartas y cuatro de las más temibles criaturas a las que se ha enfrentado Geralt.
  • Nilfgaard: con 96 cartas y cuatro de los dirigentes más conocidos del gran imperio del sol.
  • Skellige: con 96 cartas y cuatro de los saqueadores y marineros más conocidos de las agrestes islas.
  • Neutrales: con 144 cartas y ningún líder. Son cartas que se combinan con las demás facciones.

Cada grupo cuenta con distintos tipos de cartas: como artefactos, unidades, hechizos, tácticas. Dentro de esos grupos también existen habilidades y acciones que esas cartas pueden realizar al salir al tapete. No es un juego para niños y entender el meta del juego para sacarle verdadero partido llevará unas cuantas horas.

Contenido y estructura

Ya hemos visto que hay una gran cantidad de cartas. Esto es la gran virtud de Gwent, ya que hay infinitas posibilidades de juego con cada una de ellas. No obstante, la realidad es que una vez entiendes y te acomodas a un mazo, sueles centrarte en él ya que es la mejor manera de progresar dentro del juego. Para solucionar esto, los chicos de CD Projekt Red han establecido un sistema de debilidades y fortalezas entre las distintas facciones del juego y sus cartas. Muchas de las maneras de jugar que existen con los Reinos del Norte sufrirán contra los métodos usados por un mazo de Nilfgaard, por ejemplo.

Además, Gwent cuenta con un sistema de recompensas y loot bien equilibrado. El juego consta de su propia moneda: los minerales. Estos permiten la adquisición de barriles (cajas botín) en cuyo interior hay cinco cartas aleatorias. Los minerales se pueden conseguir mediante micropagos con dinero real o mediante recompensas por derrotar a enemigos. Al contrario de lo que podría parecer, el sistema de pagos está correctamente balanceado y no es necesario gastarse ni un euro para conseguir todas la cartas. Además de los minerales, existen Restos con los que craftear cartas de tu elección sin que toquen en barriles y Polvo de meteorito cuya utilidad es mejorar estéticamente las cartas, dotándolas de animaciones 3D la mar de chulas.

La fuente de obtención de todos estos recursos y su cantidad, la deciden las victorias y la posición que el jugador haya conseguido dentro de la liga. Esta clasificación se decide por temporadas de un mes de duración. Al final de dicho periodo se otorgarán recompensas en función del nivel alcanzado.

Apartado gráfico y jugabilidad

En lo que a lo visual se refiere, Gwent es magnífico, más aún si cabe después de la actualización Homecoming. El arte de cada carta está realizado con un detalle exquisito y el amor por el fantástico mundo de The Witcher se nota en el trabajo de los desarrolladores. Las cartas en 3D son muy interesantes y le aportan más vida al juego. Los tableros ahora cuentan con animaciones, así como los líderes de las facciones. Todo esto es de agradecer en un juego de cartas, ya que le aporta una dosis de realismo y atractivo, algo poco característico y difícil de conseguir dentro de este tipo de títulos.

En lo referente a la jugabilidad, Gwent es accesible y simple en los controles. La dosis de estrategia y dinamismo con la que cuenta le hacen sumamente adictivo. Tal vez falle en lo que respecta a modos de juego; ya que pese a contar con un modo arena, en este, las mecánicas no cambian.

Resumen
Gwent: The Witcher Card Game es un juego de cartas sólido que se establece al mismo nivel que sus rivales en el sector. Buenas mecánicas, atractivos gráficos y un balanceado sistema de recompensas son sus mejores puntos. La falta de modos de juegos u objetivos a largo plazo pueden hacerlo repetitivo. Sin embargo, todo aquel fan del mundo de The Witcher disfrutrá como un niño reviviendo las decenas de horas jugadas a la versión de The Witcher III. Un título muy recomendable para los fans de los juegos de cartas. ¿A que esperas?
Positivo
  • Perfeccionamiento de mecánicas vistas en The Witcher III
  • Visualmente inmejorable
  • Entretenimiento garantizado
  • Gratuito
Negativo
  • Pierde encanto si no has jugado a The Witcher
  • Pocos modos de juego
  • Puede ser repetitivo
  • Obtuso sistema de habilidades al inicio
8.4
Genial
Jugabilidad - 7.5
Duración - 9
Tecnología - 8
Diversión - 9

Déjanos tu opinión

Tu dirección de email no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Olvidé la contraseña

Por favor, introduce tu usuario o email. Recibirás un link en tu correo para crear una nueva contraseña.

Registrarse