Seguir

Análisis Days Gone

La apuesta apocalíptica de Bend Studio

Tras años de demoras, retrasos y demás impedimentos, por fin hemos podido jugar al primer gran exclusivo de PlayStation 4 de 2019. Days Gone, el gran proyecto de Bend Studio ya está aquí y desde GamElegant os vamos a contar qué nos ha parecido este nuevo giro al género postapocalíptico. Arrancamos la moto.

Days Gone es un juego de mundo abierto ambientado en un Oregon completamente distópico. Una infección zombie ha arrasado con todo rastro de civilización y solo unos pocos han conseguido sobreponerse al cruel mundo que ha surgido. Las laderas, bosques, ciudades y carreteras están ahora plagadas de engendros o freakers. Donde antes estuvo Estados Unidos ahora solo quedan los restos de lo que antaño fue el mundo tal y como lo conocíamos. En su lugar, un territorio completamente anárquico ha surgido, donde solo los más fuertes y despiadados sobreviven. Days Gone nos da a conocer a su protagonista, Deacon St John, un motero de Farewell el cual perdió a su mujer Sarah en el estallido de violencia y matanza que supuso la aparición de los engendros. Los jugadores encarnarán a Deacon y les tocará vivir el día a día en compañía de su moto.

La motocicleta será algo fundamental durante la aventura

HISTORIA Y PERSONAJES

Days Gone tiene una gran influencia cinematográfica. Desde el primer momento nos damos cuenta de la ambición puesta por parte del equipo desarrollador por crear una historia atractiva para el jugador. Los tintes de superproducción, unidos a que se trata de un exclusivo, muestran la clara intención de Bend Studio por destacar en el aspecto narrativo. El resultado produce un sabor agridulce. En general, la trama es notable y cuenta con todo lo necesario para cubrir con garantías este aspecto, pero está claro que no se convertirá en un referente dentro del género. Days Gone no deja de tener una historia arquetípica dentro de las producciones postapocalípticas. Hay momentos en que verdaderamente deja ver su enorme potencial narrativo y otros en los que tira por la borda todo lo conseguido anteriormente.

Las más de cuarenta horas que dura se hacen largas y se ve como se ha estirado innecesariamente una historia que no hacia falta dar más de sí. El ritmo también parece sufrir en varios momentos de la trama, con cinemáticas no muy bien ubicadas y elipsis que dejan una sensación extraña al verlas. No arriesga y orbita alrededor de un camino muy seguro y marcado. Days Gone parece conformarse más con aprobar, que con intentar alcanzar un nivel superior.

En lo que respecta a los personajes, se asemeja mucho a la idea de la trama. Bend Studio consigue, en parte, dotar de personalidad a Deacon St John y mostrarle como un personaje carismático. No obstante, vuelve a pecar de simplista y muchas veces crea grandes contradicciones en torno a su figura. En ocasiones Deacon despunta y en otras parece haberse olvidado de quién o cómo es.

El potencial de Deacon como personaje queda enterrado

JUGABILIDAD Y AMBIENTACIÓN

Jugar a este título es un auténtico placer durante gran parte del tiempo. Pese a que muchas de las mecánicas están ya muy trilladas y vistas dentro de los juegos de mundo abierto, consigue mantener el pulso con la competencia y situarse como un título muy convincente. Sin duda, la moto es de lo mejorcito que encontraremos dentro del juego; conducirla es un placer y la kinestética está muy lograda. La capacidad para mejorar, tunear y personalizar el vehículo aporta profundidad al gameplay y se siente que sin ella nos encontramos abandonados en el gigantesco mundo de Days Gone.

Las mecánicas básicas del sandbox imperan dentro del título y se entremezclan con algunas de los géneros de supervivencia. La recolección, el crafteo y la previsión son actitudes que nos ayudarán a sobrevivir a los cientos zombies y humanos que nos esperan. La gasolina “escasea” y es fundamental para poder moverse libremente por Farewell. Escasea entre comillas porque aquí reside uno de los problemas del juego: hay demasiadas cosas.

En pocos momentos se nota esa presión por falta de recursos o por no poder llegar a un destino. Las vendas, cócteles molotov o armas cuerpo a cuerpo abundan en exceso y a las pocas horas te puedes encontrar con tu inventario atestado de objetos. No hay una sensación de urgencia por conseguir recursos porque en cualquier lugar puedes encontrar una buena cantidad de ellos. El único caso en el que hay que ser ahorrador es con la munición, aunque si se tiene buena puntería tampoco habrá un especial dificultad en reunir la suficiente.

El sistema de niveles y experiencia ayudará al jugador a conseguir nuevas habilidades de combate, disparo y supervivencia. Todas ellas otorgarán mejoras. Además, mediante la resolución de unos puzzles (muy sencillos), los puestos de N.E.R.O. darán a elegir qué cualidades de Deacon se mejorarán: salud, resistencia o concentración.

En el diseños de misiones se ve una nueva y peculiar manera de plantearlas. Hay varios bloques de misiones desde el principio y se podrá ir eligiendo cuáles se quiere realizar. Muchas veces, al completar una misión ampliaremos un tanto por ciento de otra. Al completarlas al 100% el jugador recibirá objetos o recompensas únicas. No faltan los clásicos coleccionables y misiones secundarias de despejar campamentos o quemar nidos de engendros. Las misiones principales son variadas, pero llegado cierto punto de la historia, comienzan a repetirse conceptos y mecánicas como consecuencia de alargar el juego de manera excesiva.

Pero basta de quejarnos, Days Gone es un juego realmente entretenido y fantásticamente ambientado. Matar zombies siempre ha sido divertido. El combate y la exploración se lucen dentro del título. Una buena cantidad de armas, trampas y habilidades elevan el combate a un nivel pocas veces visto en un título de no-muertos. La ambientación está perfectamente recreada. Ha sido todo un acierto alejarse de las grandes urbes y trasladar el fin del mundo a un ambiente más rural y salvaje. Bend Studio ha hecho de Oregon un lugar peligroso y letal. Los ciclos de día y noche cuentan con beneficios y desventajas y aportan más profundidad al mundo retratado.

El apartado visual y la estética general del juego hace que el jugador se sumerja de golpe en los peligros de Farewell. Bosques, pueblos, estepas, desiertos, lagos… todo se muestra con un altísimo nivel de detalle. La banda sonora acompaña de manera sublime a los mejores momentos del juego y brinda una dosis clave de tensión en las persecuciones, combates y demás momentos de acción.

Sin duda, lo que marca una diferencia abismal con el resto de juegos de zombies son las hordas. Bestiales aglomeraciones de engendros cuyo único objetivo será devorar a Deacon. Estos enormes grupos son verdaderos retos para el jugador, que tendrá que desarrollar el plan de ataque, posible recorrido, salidas de emergencia, etc. No son ninguna tontería y hasta bien avanzado el juego no existen casi oportunidades de acabar con ellas. Estas hordas se pueden encontrar en todo el mapa de Days Gone, pero son objetivos secundarios. Es una pena que Bend Studio no se haya atrevido añadiendo a la historia esa dificultad extra que otorgan las hordas de engendros.

ASPECTOS TÉCNICOS

Con una historia pasable y una jugabilidad entretenida y disfrutable Days Gone se postula como un título solvente y bien resuelto. No obstante, en los aspectos técnicos falla y rompe con esa genial ambientación. Existen verdaderos problemas relacionados con el rendimiento dentro del juego. Las bajadas de FPS son algo común durante el gameplay. Lo más sorprendente es que no ocurren durante las peleas contra las hordas, sino en situaciones en las cuales no debería suceder algo así. Los tirones entre cinemáticas y scipts son habituales y algunas texturas tardan más de la cuenta en cargar. Otro gran problema es la inteligencia artificial, que sobretodo al principio del juego, llama muchísimo la atención. Ciertos engendros ni se percatan de la presencia del personaje a pesar de tenerle a dos metros de distancia, los enemigos humanos fallan balas con objetivos estáticos y tardan demasiado en atacar; un verdadero fallo. Las pantallas de carga son increíblemente largas (más de cinco minutos tarda en iniciar el juego) y además son poco dinámicas.

Todo este tipo de errores hacen que el juego pierda una calidad que no debería de cuestionarse y más tratándose de un exclusivo. Bend Studio ha lanzado la friolera de siete parches en una semana con el objetivo de corregir y pulir errores. Una transparente prueba de que los bugs, bajones de FPS y demás problemas técnicos existen y son visibles para la gran mayoría de jugadores. No hay duda que con el tiempo todo esto se acabará solucionando, pero llama la atención que este tipo de cosas le sucedan a un lanzamiento de un juego de esta categoría.

El problema de Days Gone ha sido que el tiempo ha jugado en su contra. Fue anunciado hace más de tres años y lo que parecía un lanzamiento inminente se convirtió en retrasos y demoras. Desde ese espectacular anuncio en el E3 de 2016, la industria ha avanzado y grandes juegos han salido al mercado. Esto le ha pasado factura al proyecto de Bend Studio. Red Dead Redemption 2, Spider-Man, Ghost Recon, Horizon Zero Dawn… todos ellos han golpeado con fuerza y el cada vez más cercano lanzamiento de The Last of Us 2, también ha disminuido el poder de Days Gone. Todo ello ha suscitado un comprensible desinterés por parte del público. Sony no ha sabido gestionar correctamente los tiempos y esto se ha traducido en prisas innecesarias y problemas que han acabado afectando en el desarrollo del título.

Resumen
Days Gone es un juego sólido y completo. Un título de mundo abierto que no innova en prácticamente nada dentro del género, pero que sabe lo que hace. Muy divertido de jugar y con una historia que salva el tipo de una manera correcta. La sobresaliente ambientación y los zombies quedan empañados por unos problemas técnicos que, seguramente se resolverán en un futuro.
Positivo
  • Fantástica ambientación
  • La motocicleta y su manejo
  • Las hordas de engendros
  • El doblaje al castellano
Negativo
  • Problemas técnicos
  • Duración innecesaria
  • Repetición de mecánicas
  • Fallos narrativos
7.5
Bueno
Jugabilidad - 7
Duración - 9
Tecnología - 6
Diversión - 8

2 comentarios

  1. Decir que la duración innecesaria es un aspecto negativo…. Yo ya me he pasado el juego, me faltan dos logros y no se me ha hecho pesado. Es cierto que hay bugs pero salen actualizaciones para arreglarlo. También hay que mencionar que el modo difícil supone un reto apasionante y que se prevén DLCs gratuitos.
    Es un juego bajo mi punto de vista que está muy completo con tramas interesantes y con una línea de dificultad ascendente.
    Las hordas son el mayor reto y para superarlas se necesita munición, nervios y habilidad. El 7’5 es justo, pero yo le pondría un 8.

    Contestar
    • Desde luego, Days Gone es un juego completo y bien elaborado. La duración es un aspecto muy subjetivo. En mi caso, a mí me pareció que había ciertos momentos en los que se notaba que se quería alargar más de lo que yo consideraba necesario. En lo que respecta a la dificultad estoy deseando echarle el guante a un modo más difícil. Es verdad que ha habido parches que han corregido ciertos bugs y problemas. En todo caso lo más importante es que se disfrute. Gracias por comentar tu opinión con nosotros.

      Contestar

Déjanos tu opinión

Tu dirección de email no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Olvidé la contraseña

Por favor, introduce tu usuario o email. Recibirás un link en tu correo para crear una nueva contraseña.

Registrarse