La figura del director

A menos que vivan debajo de una roca, todos se habrán enterado de los rumores centrados en la posible salida de Hideo Kojima de Konami tras disputas creativas, así dejando a Metal Gear Solid sin un papá que le pueda tomar de la mano para ir a conquistar Metacritic. Lo obvio ya ha sido exclamado por diversas voces: sin Kojima la saga no es lo que es, Konami prostituirá a la saga, Silent Hills se ha quedado en el limbo, y otra gran variedad de comentarios. Sin embargo, lo interesante aquí es que el revuelto que se ha armado es porque estamos hablando de Hideo Kojima. Y no dije eso en plan Capitán Obvio. Kojima es admirado por muchísimas personas a través del mundo, obviamente habría polémica. A lo que de verdad me refería, es al hecho de que Kojima es una persona que con todas sus virtudes, a veces puede parecer el ente más egocentrista de este planeta.

A partir de que empezó la saga Metal Gear Solid, a Kojima le ha dado por colocar su nombre en donde sea posible. ¿Y cómo no hacerlo? Es una persona que hace de muchos papeles dentro del desarrollo de sus propios juegos. Ejerce de director, escritor, diseñador y en los primeros juegos, hasta de programador. Pero eso no quita el hecho de que esas pajas hacia su persona no vayan más allá de los créditos tanto iniciales como finales. Su nombre aparece en la portada de sus videojuegos. Si has jugado a Metal Gear, lo más probable es que sepas quién es Kojima. Si Metal Gear cambia de manos, la gente lo sabrá porque siguen el trabajo de este señor, o eso es lo que quiero creer. Pero ese estatus que se ha ganado de semi-dios jamás hubiera podido cultivarse si el subtítulo “A Hideo Kojima Game” no existiera. De no ser así, la gente no sabría quién es Kojima, y ahora mismo, a nadie le importaría si remplazan a un chino japonés cualquiera dentro de Konami; al fin y al cabo, sigue siendo Metal Gear ¿cierto?

[tw-parallax image=”http://www.u-game.es/wp-content/uploads/2015/04/A-Hideo-Kojima-Game.png” target=”self” ][/tw-parallax]

Lamentablemente, los videojuegos son el medio en el que menos prestigio hay por el artista detrás. Con trabajo se reconocen a los estudios detrás de un título de suma popularidad. El quien hace el videojuego suele ser una figura ambigua; un colectivo de personas indefinidas que trabajan como esclavos para complacer al consumidor. Si suerte hay, se atribuye a quienes publican estos juegos, ya ni siquiera al estudio. Hay muchos problemas que afectan esta situación. Podría hablar de cómo no hay premios que reconozcan lo suficiente los méritos artísticos que hay detrás de cada videojuego, pero ya lo he hecho. Podría explayarme explicando el cómo el que los videojuegos sigan siendo vistos como experiencias puramente divertidas contribuye a esto, pero inclusive eso ya lo he tratado en parte con anterioridad. Así que mejor enfoquémonos en la característica que le ha ganado a David Cage su infame reputación.

Necesitamos que los videojuegos den la cara sobre quién está al mando del barco. Es cierto que puede parecer algo totalmente egoísta considerando que crear un software necesita a muchísimas más personas que para hacer una película, un libro o un cuadro. Randy Pitchford, presidente de Gearbox lo dijo muy bien en una entrevista con RockPaperShotgun: “Es frustrante cuando sé cuánto talento está involucrado en lo que hacemos, experimentar el cómo todo esto es atribuido a la figura mayor” Y tiene mucha razón. Aunque Kojima sea un genio, él no hizo todo The Phantom Pain por su propia cuenta, de ser así, probablemente no veríamos el juego sino hasta 21xx. Pero aún así necesitamos que en las cajas de nuestros videojuegos se diga quién es esa figura mayor, porque esa persona es la que al final del día, tiene la mayor libertad creativa en el proyecto: es quien decide cómo serán las mecánicas, o de qué irá la historia (o debería ser así, ¿verdad Ubisoft? ¿EA?).

Hidetaka Miyazaki

Hay una sensación que absolutamente adoro en esta vida, y es revelarle a la gente que la persona que creó Assassin’s Creed fue despedida de Ubisoft después de la segunda entrega, y que a partir de 2010 han sido otras personas a cargo del proyecto. La gente se queda en un estado entre el asombro y la realización. “¿Es por eso que desde entonces han sido tan malos?” lloran mientras asimilan una verdad difícil de manejar. Aunque es difícil que haya un sentido de autor en el desarrollo de un videojuego grande, el buen director es aquél con quien cuya ausencia empiezan a haber problemas. Mucha gente dice que Dark Souls II es muy inferior a sus predecesores, que en este juego la narrativa es relevada a un cargo secundario, y que la dificultad es explotada al máximo con un diseño de niveles de sabor muy amargo ¿y saben por qué? Porque Hidetaka Miyazaki -un chino coreano cualquiera para el consumidor de videojuegos habitual- no estuvo a cargo de DkS2, no estuvo ahí para enfocar correctamente ciertas secciones del juego. ¿Saben por qué Bioshock 2 no se equipara tan bien al primer juego? Porque Ken Levine estaba ocupado haciendo Infinite. ¿Por qué Far Cry 3 es una exploración profunda de la violencia pero Far Cry 4 es un juego de darse de tiros porque sí? Se debe a que Patrick Plourde abandonó el equipo y se puso a hacer Child of Light ¿La razón de por qué de Persona 2 a Persona 3 básicamente todo lo de la saga cambia? Porque llegó un nuevo director.

Patrick PlourdeSin Patrice Désilets a cargo, Assassin’s Creed dejó de ser una trilogía y pasó a ser una franquicia anual, se dejo de dar relevancia a la historia y la saga se tuvo que despedir de su increíble narrativa en tiempo real. Aquí es cuando nos damos cuenta de que los directores importan y mucho. Si es que los rumores son ciertos, y Kojima se va de Konami para siempre para poder perseguir nuevos sueños, tengo confianza en que mucha gente dejará de adquirir Metal Gear porque sabrán que habrá pasado a ser la prostituta de Konami. Pero me da miedo cuando esto pase con algún otro director de alguna otra saga, porque simplemente, la figura del director en los videojuegos es inexistente, tanto para la audiencia como para las distribuidoras.

Hay casos de esto en el cine, pero en los videojuegos es aún más notorio. Ya no sólo es que no se reconozca el trabajo creativo que tienen los directores, otro gran problema es el hecho de que no hay respeto por ellos. Muchas veces, hasta es imposible encontrar en internet quién diablos fue el director de muchos videojuegos Triple A porque no se les mencionó en los créditos. No me gusta repetir ejemplos, pero mi amor por las primeras entregas de Assassin’s Creed me lo impide; aunque Patrice Désilets fue la persona que dio a luz a una nueva saga que claramente estaba llevando a Ubisoft a un mejor lugar, de pronto decidieron sacarlo de la compañía porque tenían la fuerte necesidad de irrumpir en sus decisiones creativas. El diseñador franco-canadiense estuvo presente durante la primera mitad del desarrollo de Brotherhood, pero después de eso fue expulsado de Ubi para que así pudiesen tomar a su obra más dotada y explotarla hasta la saciedad. Y bueno, ahora tenemos al adefesio de Unity. Es que inclusive cuando Désilets terminó en Ubisoft una vez más por coincidencias del destino durante un corto periodo de tiempo, lo volvieron a despedir porque volvió a tener disputas creativas con los grandes ejecutivos. Désilets fue la persona que hizo Assassin’s Creed II, el único juego de la saga en pasar del 9 en Metacritic.

cada director, por más pequeño o grande que sea, siempre tiene algo importante que atribuir a lo que hace.

Ahora que Ken Levine ha cerrado Irrational y se han ido todos de 2k, no dudo ni por segundo que vayan a sacar en un futuro un nuevo Bioshock a cargo de otras personas. Y todo porque necesitan desesperadamente vender copias de algo famoso y ganar dinero fácil. Si de verdad los videojuegos son un arte, el autor de las obras debe ser quien tenga la última palabra en sus propias creaciones, no alguien ajeno. No obstante, admito que eso suena demasiado utópico, al fin y al cabo, esa es la trama central de El Mundo de Wayne. Pero si existen Konami’s en este mundo que quieren alargar a Metal Gear más de la cuenta, si tenemos a grandes compañías como Ubisoft que han decidido tirar a la basura a la historia de Assassin’s Creed, por lo menos nosotros, los consumidores, los fans, debemos estar más al tanto de quienes están a cargo de nuestros videojuegos favoritos. Ya que cada director, por más pequeño o grande que sea, siempre tiene algo importante que atribuir a lo que hace.

Y luego nos preguntamos por qué Modern Warfare 3 (Steve Ackrich) fue peor que las dos entregas anteriores (Jason West).

Hideo Kojima

¡Queremos saber tu opinión!

0 0

0 comentarios

  1. [url=http://buy-neurontin.trade/]medication neurontin[/url] [url=http://buy-tadalafil.red/]tadalafil[/url] [url=http://viagracheap.bid/]where can i buy viagra cheap[/url] [url=http://buy-albuterol.trade/]albuterol[/url] [url=http://furosemideonline.trade/]furosemide[/url] [url=http://baclofen-online.top/]baclofen 10 mgs no prescription[/url]

    Contestar
  2. [url=http://buyavodart.red/]generic avodart online[/url] [url=http://amitriptyline.online/]amitriptyline medicine[/url] [url=http://celexageneric.xyz/]celexa generic[/url] [url=http://singulair-for-allergies.bid/]example here[/url] [url=http://generic-valtrex.gdn/]valtrex no prescription[/url] [url=http://genericretina.gdn/]generic retin a[/url] [url=http://amoxicillin.pro/]amoxicillin[/url]

    Contestar

Déjanos tu opinión

Tu dirección de email no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Olvidé la contraseña

Por favor, introduce tu usuario o email. Recibirás un link en tu correo para crear una nueva contraseña.

Registrarse