Cinco obras que cambiarán tu concepto sobre videojuegos

Hellblade: Senua’s Sacrifice

Títulos que ayudan a desmitificar el concepto de los videojuegos como mero entretenimiento

Con el paso del tiempo, los videojuegos han pasado de ser un simple entretenimiento infantil a una de las mejores formas para contar una historia, independientemente de su índole. Sin embargo, no todos los desarrolladores están interesados en utilizar sus recursos para producir obras que trasciendan el mero entretenimiento para poder convertirse en algo más.

Es por eso, que cuando nos encontramos con narrativas tan impresionantes dentro de un videojuego, que además cuentan con el plus de la inmersión que esto conlleva, es una grata sorpresa para el jugador, que experimentará mil y una emociones a lo largo de su aventura, de la forma en la que solo un videojuego puede hacerle sentir.

Este artículo está dirigido para las personas —de Latinoamérica principalmente— que todavía poseen un concepto erróneo sobre lo que los videojuegos pueden llegar a ser. Por esta razón, aquí se presentan cinco videojuegos que cambiarán tu concepto sobre ellos.

Hellblade: Senua´s Sacrifice

Desarrollado por Ninja Theory, y estrenado en 2017. Que la temática escandinava y sus géneros de acción y terror no te engañen, Hellblade: Senua’s Sacrifice es mucho más que eso. En el juego, encarnamos a Senua, una guerrera que deberá enfrentarse a los diversos espectros y criaturas que la atacarán en su misión por rescatar el alma de su amado, quien es prisionero en el mismísimo Helheim, el infierno nórdico.

Pero Senua sufre de un terrible mal que no puede comprender: una enfermedad mental, psicosis. Por supuesto, Senua atribuye este mal a una maldición. Las visiones que tiene y las voces que escucha en su cabeza no son más que un producto de su padecimiento clínico. Para el desarrollo de este juego, los muchachos de Ninja Theory (que trabajaban como estudio independiente en aquel momento) contaron con la asesoría de una doctora especialista en cultura escandinava para la ambientación del juego, y la asesoría de neurocientíficos, que ayudarían a crear una fiel representación de los ataques psicóticos de la vida real, permitiendo a los jugadores experimentar aquello que sufren los pacientes.

Y es ahí donde reside la verdadera fuerza de Hellblade: Senua’s Sacrifice. En la complejidad de su protagonista y los retos más allá de pruebas de fuerza y coraje que debe enfrentar en su camino de dolor.

This War of Mine

Desarrollado por 11 bits Studio, y estrenado en 2014. Es un título bélico que resalta de entre todos los demás, no se parece a videojuegos como Call of Duty o Battlefield. En él, el jugador no encarna a un valiente y habilidoso soldado que dispara a diestra y siniestra a todo lo que se mueve, en This War of Mine nos ponemos en la piel de los indefensos civiles, atrapados en un refugio improvisado mientras afuera se lleva a cabo una terrible guerra. El juego está inspirado en las paupérrimas condiciones de vida que tuvieron que soportar los bosnios durante el histórico sitio de Sarajevo. El asedio más largo a una ciudad en la historia, que duró de 1992 a 1996.

El jugador deberá enfrentarse a las dantescas situaciones a las que refugiados de guerra se enfrentan en la realidad, como en países de Medio Oriente, por ejemplo. La crudeza del hambre, el frío y el miedo son factores que contribuyen a la atmósfera pesada del juego. Es imposible sentirse cómodo, mucho menos cuando se debe salir a buscar suministros a la ciudad en ruinas, teniendo probabilidades de encontrarse con otros saqueadores que no será amistosos o soldados asesinos y violadores.

Es una obra arriesgada que apuesta por el realismo y el terror de vivir en una situación tan desafortunada. Una obra bélica que no glorifica ni romantiza la guerra, sino que la muestra como lo que es: el peor sinsentido de la humanidad.

This War of Mine está disponible para PS4, PC, iOS y Andorid.

Death Stranding

Desarrollado por Kojima Productions, y estrenado en 2019. Amado y odiado a partes iguales, el director Hideo Kojima es sin duda una de las figuras más prolíferas en la industria de los videojuegos, y tras su separación con su antiguo empleador, Konami, fundó su propia desarrolladora, Kojima Productions, en la cual —lógicamente— tendría absoluta libertad creativa, dando como resultado su primer juego, Death Stranding.

Con una historia enrevesada a más no poder, pero con un reparto cinco estrellas que incluyen a la estrella de The Walking Dead Norman Reedus, al galardonado Mads Mikkelsen, a La Mujer Biónica Lindsay Wagner, entre otros, Death Stranding nos presenta un mundo postapocalíptico en el que recuperar la conexión entre las personas (de manera literal y figurada) es la clave para la reconstrucción del mundo.

El protagonista Sam Porter Bridges (Reedus) deberá sortear los peligros del mundo plagado de bandidos y monstruos invisibles en su misión por reconectar las distintas “ciudades” de Estados Unidos. Lo especial de Death Stranding es aquello por lo que también es odiado por una parte de la comunidad de jugadores. Se asemeja más a una película que a un videojuego.

Y es que su director, Kojima, ha soñado con ser director de cine, y sus ideas de cineasta están plasmadas en Death Stranding. Donde su historia cinemática, diálogos, banda sonora estremecedora e interpretaciones apremian totalmente sobre todo lo demás. Con un guion cinematográfico acoplado para funcionar también como videojuego (queda a criterio individual si funciona o no, aunque no deja de ser especial), el juego se sentirá como algo totalmente distinto a todo lo visto con anterioridad.

Detroit: Become Human

Desarrollado por Quantic Dream, y estrenado en 2018. Tenemos a otro de los directores de videojuegos que puedes amar u odiar, David Cage, cuyas aventuras interactivas han logrado despertar, innegablemente, toda clase de sentimientos en aquellos que las juegan. Estamos aquí para hablar de una de ellas, Detroit: Become Human, que nos transporta a un futuro no tan lejano en el que los androides (en apariencia, idénticos a los seres humanos) son los nuevos ‘esclavos’ de la humanidad, siendo utilizados para toda clase de trabajos o como asistentes personales, y claro, un androide no puede quejarse, pues no tiene conciencia ni sentimientos, ¿o sí?

La historia cuenta —al igual que otros videojuegos del género— con tres protagonistas androides que iremos controlando a lo largo de la historia. Kara, una androide que desarrolla instintos maternos con una niña a la que cuida. Markus, un androide que, tras ser desechado, se rehúsa a ser tratado como un objeto, iniciando una revolución contra los humanos. Y Connor, un androide detective que deberá investigar por qué de pronto algunos androides empiezan a despertar emociones y sentimientos propios de los humanos.

Cada capítulo del juego tiene una inmensa cantidad de finales alternativos, y dependerá de las decisiones que el jugador tome mientras controla a cada uno de los protagonistas. ¿Logrará Kara escapar del país junto con la niña?, ¿cómo acaba la revolución de Markus?, ¿Connor lo detiene o se une a su causa? Todos los posibles desenlaces están en manos de los jugadores, que sentirán las repercusiones de sus decisiones en cada fibra de su cuerpo, además, la banda sonora buscará y encontrará nuestro yo más sensible.

El mensaje del juego es contundente y profundo, ¿qué es lo que hace a un humano un humano?

Detroit Become Human Quantic Dream

That Dragon, Cancer

Desarrollado por Numinous Games, y estrenado en 2016. Popularmente conocido como “el juego al que nadie quiere jugar”. El juego fue desarrollado por Ryan y Amy Green, los padres del pequeño Joel, quien es el foco principal del juego, y quien falleció producto de un cáncer terminal.

That Dragon, Cancer narra los últimos meses de vida Joel, a través de capítulos que se basan en recuerdos familiares. En el videojuego, estos recuerdos se nos muestran a través de cinemáticas minimalistas con diálogos sobre la pantalla, y que además incluyen minijuegos simples.

Podemos pasar de recuerdos felices, con Joel disfrutando con sus padres, a recuerdos tortuosos, como por ejemplo, el momento en el que los padres reciben la noticia de que el cáncer de Joel está tan avanzado que lo único que les queda por hacer es hacer que disfrute lo que le queda de vida. Los visuales y el audio cumplen su función de transmitir sentimientos al jugador.

Los videojuegos ayudaron de manera terapéutica a dos padres que han perdido a su hijo, víctima de cáncer. Gracias a esto pueden revivir algunos de los mejores recuerdos que conservan. Al mismo tiempo se puede criticar el hecho de vender un juego (bastante simple, todo sea dicho) que versa sobre el fallecimiento de tu propio hijo, pero eso es tema para otro día.

That Dragon, Cancer está disponible para PC, iOS y Android.

Written by
Periodista por la Universidad Nacional Autónoma de Honduras. Sigo recorriendo El Continente a lomos de Sardinilla, cazando bestias por oro.

¡Queremos saber tu opinión!

12 0

2 comentarios

  1. Excelente artículo, no comprendía bien esto de los videos juegos y me has transmitido un nuevo concepto, interesante.

    Contestar
    • soy una persona adulta, y no entendia el porque los muchachos -decia yo- pasaban perdiendo su tiempo en videojuegos, pero con lo que he leido me llama la atencion que son replicas de vivencia y sentir de los personajes. ¡¡muy interesante!!

      Contestar

Déjanos tu opinión

Tu dirección de email no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Olvidé la contraseña

Por favor, introduce tu usuario o email. Recibirás un link en tu correo para crear una nueva contraseña.

Registrarse