Primeras Impresiones: Double Kick Heroes (PC)

Viviendo el poder del metal

Los juegos de ritmo pueden ser experiencias muy diferentes a muchas otras. Su objetivo es sencillo, intentar que te vuelvas uno con la música que te presenta. Por supuesto, aunque existe la forma de conseguir este estado musical a través de la experimentación y la tranquilidad, como ocurre con títulos más extraños como Hanenbow, es normal que aun así, estos juegos busquen que tú formes dicha música mediante la pulsación de botones, como no, al son de dichas melodías.

De esta forma nos encontramos con Double Kick Heroes, un videojuego que busca entretenernos a la vez que aporta frescura al género de dos maneras. La primera es bastante simple, pues este videojuego nos ofrece una ambientación basada en la cultura del heavy metal y todas las subvariantes de este género, sino que también nos ofrece un desafío de habilidad basado no sólo en nuestra coordinación al pulsar botones, sino también teniendo en cuenta donde atacar a la vez.

En Double Kick Heroes, controlamos a un grupo de músicos rebeldes que para defenderse de hordas de muchos sustantivos acompañados del adjetivo zombi usan un coche con pistolas propulsadas por el poder del metal. Ahora bien, los zombis se acercan desde distintos frentes. Pero tú por suerte tienes dos armas con las que dispararles. Ahora bien, tienes que estar siempre atento de la dirección hacia la que disparas, porque los zombis se pueden acercar poco a poco al coche y atacarte si no los eliminas cuanto antes.

Ahora bien, para enfrentarte a las hordas de zombis no sólo cuentas con tus pistolas mejorables mediante el poder de los combos de notas, sino que también posees la ayuda de granadas y hasta un rifle de francotirador. Eso sí, estas dos armas se rellenan usando dos tipos de energía distinta a la principal, que debes recolectar poco a poco.

Dicho todo esto, pienso que la base mecánica del título es muy sólida. El gameplay, aunque sencillo en primera instancia, consigue ofrecer rápidamente un desafío mayoritariamente satisfactorio al mostrarnos rápidamente que las melodías de este juego no son necesariamente fáciles sólo por el hecho de que no tenga cuatro pistas de botones de colores diferentes, pero tampoco son gigantescos quebraderos de cabezas.

Y hablando de las melodías, uno de los elementos más importantes de todo juego musical es su repertorio de tonadas. Y debo decir que aunque hay ciertos temas dentro de este título que no consiguen llamarme en absoluto, hay bastantes que consiguen ser bastante pegadizos. En ese aspecto, el juego no me ha llegado a decepcionar lo cual es genial para un título de su clase.

Ahora bien, si existe un problema con este título es su forma de tratar la dificultad. Tengo cierta molestia hacia el hecho de que sólo aquellos jugadores que prueben los modos de dificultad medios o elevados puedan probar el juego con todas sus armas disponibles, pero puedo entender el proceso de pensamiento de los desarrolladores al simplificar el mecanismo para aquellos jugadores que creen que no pueden soportar un mayor número de botones en pantalla.

El verdadero problema de este juego, en cuanto al desafío que nos puede ofrecer en ciertos momentos, son los picos de dificultad. Varias veces me he encontrado con niveles que de repente me parecieron más difíciles de lo normal y que me costaron varios intentos superar, pero el nivel siguiente resultó ser mucho más sencillo de superar. En este sentido, espero que los desarrolladores consigan revisar poco a poco la dificultad de todo el juego y de los niveles para conseguir de esta manera una experiencia más satisfactoria.

El último elemento a notar dentro de lo que sería el gameplay son las batallas contra jefes, que se diferencian de los niveles normales en que los jugadores también tendrán que tener en cuenta su posición al atacar, pues los jefes, al contrario de otros enemigos, podrán atacar por intervalos en vez de simplemente correr indeterminadamente hacia el jugador. El esquivar estos ataques puede no ser especialmente difícil a un nivel básico, pero suele obligar al jugador a no seguir el ritmo de la música durante un intervalo breve de tiempo.

Si tenemos intención de hablar de otros aspectos de interés dentro de este videojuego, creo necesario al menos mencionar su genial estética pixel art, que destaca sobre todo por sus fluidas animaciones que consiguen caracterizar mucho a sus personajes.

Dicho todo esto, creo que Double Kick Heroes es un videojuego que presenta una premisa interesante que podría llegar a ofrecernos una experiencia divertida en el futuro, especialmente para los fans de la música metal o de los juegos de este género. Ahora bien, a la vez, creo que el juego necesita ser pulido en varios aspectos, el más importante de ellos siendo, en mi opinión, la curva de dificultad que se sigue a  lo largo de la aventura.

Espero que Double Kick Heroes consiga llegar a buen puerto cuando por fin llegue su edición completa, aunque cualquier de nuestros lectores podrá probar las primeras horas de este título por su cuenta cuando el juego por fin abra su Early Access en Steam el próximo día 11 de abril.

¡Queremos saber tu opinión!

0 0

Déjanos tu opinión

Tu dirección de email no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Olvidé la contraseña

Por favor, introduce tu usuario o email. Recibirás un link en tu correo para crear una nueva contraseña.

Registrarse