Seguir

Mujeres en los videojuegos 1: Yeneffer de Vengerberg

Yeneffer de Vengerberg

Tras el día 8 de Marzo inauguramos nueva sección. Desde GamElegant queremos presentar todo nuestro apoyo a la causa feminista y su lucha por la igualdad entre mujeres y hombres. Queremos realizar una sección en la que hablaremos sobre personajes femeninos, historia de las mujeres dentro del mundo de los videojuegos, movimientos, críticas y mujeres que trabajen en el entorno de esta nuestra pasión. Todo esto lo veremos en Mujeres en los videojuegos.

El primer capítulo de esta serie será todo un referente como personaje, Yeneffer de Vengerberg la hechicera.

Para hablar sobre algo relacionado con The Witcher III: Wild Hunt deberíamos de alargarnos infinitamente. El título de CD Projekt Red es uno de esos mastodontes que ha hecho un poco más grande a la industria del videojuego. La tercera entrega de la saga del brujo tuvo un éxito equivalente a la calidad que consiguió atesorar. Un gran juego, pero como todo en esta vida, también tuvo errores o puntos más criticables.

Uno de ellos fue lo tremendamente machista que es. Ya se ha hablado largo y tendido acerca del machismo de The Witcher III, por lo que no es necesario extenderse en ese aspecto. Sin embargo, si que merece la pena remarcar algo: pese a la violencia explícita, la ridícula sexualización y la degradación que sufren las mujeres protagonistas de The Witcher, esto choca frontalmente con la gran personalidad y empoderamiento que tienen muchas de ellas. Es un caso de lo más llamativo, puesto que rara vez vemos a personajes tan bien definidos como las mujeres de este universo fantástico medieval. Durante toda la saga vemos como las mujeres con las que coincide Geralt tienen sus propias metas, motivaciones y posiciones sociales. La pena es que Geralt ejerce como el típico machito que se puede ligar a todas; pero ahí es donde entra nuestra protagonista de hoy.

Geralt causa una sumisión en la personalidad de las mujeres con las que se cruza. Un ejemplo claro del machismo detrás de este personaje.

Yeneffer de Vengerberg genera una completa transformación en Geralt de Rivia. Es cierto, que el o la jugadora puede elegir el destino amoroso del brujo, pero la historia más canónica hace referencia al eterno y platónico amor entre Yen y Geralt. Dicho esto, se ve que Geralt está completamente prendido de la hechicera. No obstante, no estamos aquí para hablar de Geralt, sino de Yeneffer.

Hay una gran cantidad de mujeres en The Witcher, pero Yen supera a todas. Ciri queda muy ligada al paternalismo, Triss resulta muy interesante pero cae presa de los “encantos” de Geralt… Es Yeneffer la que mediante un fantástico desarrollo, consigue ser, para un humilde servidor, el mejor personaje de la saga.

Yen es una mujer que ha alcanzado una posición respetable dentro de una sociedad regida por hombres. Ha conseguido ser una de las hechiceras más poderosas del mundo gracias a su impresionante talento para la magia. Temida y respetada ha ejercido de consejera para reyes y emperadores. En un mundo donde la magia es vista con recelo, ella ha logrado progresar y sobrevivir.

Todo este éxito personal se debe a su carácter. Yeneffer tiene una personalidad muy marcada y tan perfectamente definida, que deja en ridículo a muchos otros personajes. Es indómita, extremadamente ambiciosa y muy inteligente. Estas tres características hacen de ella una persona independiente, calculadora y astuta. Durante gran parte del juego se puede ver que el amor que siente hacia Geralt no le impide buscar su propio beneficio. Todas estas acciones están influenciadas por un profundo amor hacia Ciri, que es como una hija para ella. Esa dualidad entre la independencia absoluta y la aspiración a una vida tranquila en familia es uno de los factores que potencian a la figura de Yeneffer.

La nula dependencia hacia Geralt no impide demostrarnos su amor por el brujo. Es más, en los momentos en los que se encuentran, el juego crece en el discurso narrativo. Es en estas escenas donde vemos la fuerte personalidad de la hechicera. En muchas de ellas vemos a una Yen a la defensiva, armada con una coraza, como si supiera que el brujo podría dañarle emocionalmente. El sarcasmo aquí es una de sus señas de identidad. Yen disfruta tanto poniendo en evidencia e incordiando al brujo, que no se puede evitar una sonrisa.  Ese sarcasmo se traduce en una fortaleza tan dominante que hace parecer a Yen una igual, alguien que no se deja atrapar de primeras. Es esto lo que hace The Witcher III supere, en parte, ese machismo.

Detalles como que siempre huela a lila y grosellas o que su belleza se deba a un hechizo, hacen que el estatus de Yeneffer aumente. Se la ve como una especie de deidad. Desde el punto de vista del jugador (el mismo que Geralt) se le ve por encima de todo. No obstante, conforme avanza el juego se puede apreciar su lado más humano y sentimental. Una curva de desarrollo que vuelve al personaje aún más complejo.

El mismo autor de la saga de libros, Andrzej Sapkowski dijo de ella:

Cuando creé al personaje de Yen quería que Geralt creciera por completo. Sin embargo, decidí hacer las cosas más complicadas. Creé a un personaje que se aleja de los estereotipos del género fantástico.

Es cierto que hay puntos y aspectos en los que Yeneffer queda dañada por ese machismo imperante. Sin embargo, ella sola consigue darle la vuelta a esa situación de desigualdad y convencernos de que es un personaje completo y carismático. Gracias Yen. Ojalá hubieses sido la protagonista.

Graduado en Comunicación Audiovisual y en masoquismo profesional. Videojuegos, cine, libros; dadme y yo analizaré.

¡Queremos saber tu opinión!

2 0

Déjanos tu opinión

Tu dirección de email no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Olvidé la contraseña

Por favor, introduce tu usuario o email. Recibirás un link en tu correo para crear una nueva contraseña.

Registrarse