Seguir

Análisis Splatoon 2 (SWITCH)

Una nueva capa de pintura para uno de los shooter más divertidos del mercado

Splatoon fue toda una sorpresa en 2015, pues una nueva serie creada por Nintendo ofrecía un punto de vista único y apto para todos los públicos. Además, lo hacía en un género como el de los shooters en el cuál la Gran N no había llegado a experimentar demasiado. Su estética y su gameplay cautivaron a una gran masa de jugadores de Wii U, por lo que no es extraño que Nintendo haya intentado repetir su éxito en la nueva y novedosa Nintendo Switch. Pero, con sólo dos años entre esta secuela y su antecesor… ¿está Splatoon 2 a la altura de las expectativas?

Nada más empezar el juego, se nos introduce a la nueva plaza de Cromópolis que cuenta con una torre principal en el centro que te lleva a los combates, las cuatro tiendas de ropa y armas a un lado, y el acceso al modo campaña y al nuevo modo especial: Salmon Run, del cual hablaré más tarde.

En solitario tampoco se está tan mal

Para los jugadores que no hayan probado el juego original, les recomiendo que jueguen primero al modo campaña antes de entrar en los modos online. Esta nueva propuesta consigue sentirse más fresca que la original, ofreciendo un desafío diferente en cada nivel (con la excepción de Octoamazonas que entrenan a los novatos para que mejoren sus habilidades frente a jugadores reales).

Además, este modo campaña te obliga a usar varias armas diferentes según el nivel al que juegas, al contrario que en el juego original donde sólo se usaba la pistola. Por lo tanto, los jugadores pueden conocer diferentes tipos de “herramientas de combate” con las que se sientan más cómodos y así no tienen por qué limitarse a las pistolas comúnes cuando pasen a jugar a los modos online. Es más, cada nivel te enseña sutilmente las ventajas de cada tipo de armamento en situaciones que podrían asemejarse a nivel semiteórico al online.

Otro aspecto en el cual este nuevo modo campaña consigue ser superior al de su precuela, es en cuanto a las batallas contra jefes finales, pues son mucho más interesantes y ofrecen un mayor desafío. Además, al igual que con los niveles, el jugador necesita usar distintos tipos de armas en cada combate, por lo que, de nuevo, el jugador aprende a manejar mejor cada artilugio de forma indirecta.

Perfeccionando el online

Pero a pesar de tener un excelente modo campaña, el principal atractivo del juego siguen siendo las batallas multijugador, las cuales, afortunadamente, poseen una excelente fluidez y conectividad. Inicialmente sólo podremos luchar en combates amistosos que abarcan el modo de batalla territorial, y en donde el objetivo es conseguir cubrir la mayor cantidad del escenario con tinta de tu propio color. Como os podéis imaginar, la idea sigue siendo igual de divertida que siempre y consigue hacer que incluso los jugadores con menos puntería puedan sentirse útiles ayudando a sus compañeros.

Esto en parte se debe a la gran variedad de armamento que el juego ofrece, desde pistolas, ametralladoras y rifles de francotirador, pasando por rodillos, cubos o pinceles. Incluso dentro de cada categoría, cada variante de arma es muy diferente de las demás, por lo que podemos encontrarnos versiones más útiles para cubrir terreno o para eliminar adversarios.

Cada armamento viene acompañado de un set fijo con un útil secundario más un ataque especial. Las armas secundarias toman una gran parte de tu reserva de tinta para disparar, pero pueden usarse de forma continua, gracias a que puedes recargar tinta infinitamente sumergiéndote en el líquido de tu color. Por el otro lado, para activar los ataques especiales, debes llenar un medidor cubriendo terreno o derrotando a enemigos. La gran mayoría de armas secundarias, y los ataques especiales en su totalidad, son completamente nuevos, por lo que podemos encontrarnos con nuevas estrategias y modos de usar cada “herramienta bélica”.

Es más, los ataques especiales han sido retocados para que no haya ninguno que sea completamente invencible de cara a tus contrincantes como ocurría en la primera entrega. De esta forma, siempre hay una forma de evitar los ataques enemigos, dando la sensación de que estamos ante un juego mucho más equilibrado y pulido. Además, estos ataques especiales se pueden conseguir de forma más asidua, por lo que es fácil encontrarnos con batallas igualadas donde no sólo el que haya conseguido dichas habilidades primero puede acabar ganando.

Otro aspecto importante de las batallas consiste en el equipamiento que tienes en el momento de participar en cada enfrentamiento. Cada pieza de ropa que llevas y que puedes comprar en las tiendas de Cromópolis, puede dotar al equipamiento de potenciadores aleatorios. Aunque hay algunos que son demasiado simples, como el de reducción del tiempo del respawn o una mayor velocidad de movimiento, también podemos encontrarnos con habilidades destacables como la capacidad de esquivar a nuestro rival nada más caer tras hacer un supersalto, una maniobra exclusiva de los modos online que te lleva junto a un compañero.

Estos potenciadores son muy útiles en los diferentes modos competitivos. El primero de ellos es Pintazonas, un modo similar al Rey de la Colina donde hay que mantener un terreno cubierto con tu tinta durante 100 segundos, aunque se aplican penalizaciones a cada equipo cada vez que se pierde el control de la zona. El segundo modo es Torre, donde un miembro de tu brigada debe mantenerse sobre una torre sin ser derrotado hasta llegar hasta el final del trayecto. Y finalmente encontramos el modo llamado Pez Dorado, que funciona como un el clásico captura la bandera salvo que en este caso, dicha bandera es un cañón de tinta muy poderoso pero que vuelve lento a nuestro personaje.

Todos estos modos han tenido leves pero importantes cambios. Por ejemplo, en Torre hay puntos de control donde se detiene la susodicha estructura para facilitar que un equipo pueda retomarla, mientras que en Pez Dorado, el arma ahora suelta una especie de granada en vez de un gran tornado de tinta. Todos estos ajustes mejoran la experiencia y evitan que un equipo pueda tener más ventaja sobre el otro. Además, se ha añadido una nueva forma de jugar a los modos competitivos llamada Torneo, que te permite jugar con un grupo de amigos en un set de mapas diferentes a los que podrías encontrar si jugaras individualmente.

El añadido perfecto a la serie

Una de las novedades de Splatoon 2 es un nuevo modo online llamado Salmon Run, un modo horda cooperativo en el que un grupo de cuatro jugadores debe defenderse de cientos de salmonoides con la ayuda armas aleatorias dentro de un set de cuatro predefinidas, al mismo tiempo que derrotan a jefes y recolectan los alevines dorados que sueltan al morir para pasar a la siguiente fase de la defensa. Sin lugar a dudas, Salmon Run me ha encantado, gracias a que es un modo donde la cooperación entre todos los jugadores es esencial y donde la dificultad aumenta de forma exponencial en cada ronda hasta convertir cada mapa en un caos endemoniadamente divertido.

Y esto se debe en gran parte a los enemigos a los que nos enfrentamos en el juego. Digo esto porque puedes enfrentarte a 7 jefes diferentes durante cada ronda, cada uno de ellos teniendo diferentes formas de ser derrotados. Pero a la vez Salmon Run ofrece distintos tipos de situaciones especiales de forma aleatoria que aumentan su variedad cada vez que consigues subir de rango. Por ejemplo, es posible encontrarnos con rondas donde hay niebla densa, donde surgen enemigos únicos que sólo pueden ser derrotados por la espalda u hordas más agresivas de lo normal.

Pequeños, pero muy molestos errores

Aun así, hay un problema con este modo. Salmon Run no está abierto todos los días. En realidad, abre un día sí y otro no según un ciclo decidido por Nintendo. Esta es una decisión que personalmente no entiendo y que siento que daña al juego enormemente, impidiendo al jugador participar en dicho modo cuando quiere. Este ciclo también existe con los mapas de los modos multijugador normales, sí, pero al menos se ha reducido el tiempo de espera para el cambio a sólo dos horas, lo cual siento que es un buen compromiso para incentivar cierta diversidad a la hora de jugar cada modo de juego.

Otros problemas del título radican en el hecho de que no ha solucionado varios de los pequeños inconvenientes de su entrega original, como el hecho de que no puedes salir de un lobby hasta después de que se realice una partida, o no puedas cambiarte armas en medio del lobby. También existen problemas a la hora de formar grupos de amigos para jugar online, pues las herramientas que ofrece Splatoon 2 para esta tarea son muy simples y rígidas. Estos problemas son más notorios en esta secuela, al no haber sido arreglados desde el Splatoon original.

Además, a pesar de todo lo bueno que he comentado… Splatoon 2 se siente sobre todo como un perfeccionamiento con unos pocos añadidos más que una secuela revolucionaria. No me malinterpretéis, el gameplay ha sido retocado y es mejor que nunca antes, los nuevos mapas me gustan y el nuevo modo campaña supera al anterior. Y cómo no, Salmon Run se ha vuelto en un añadido indispensable en futuras entregas. Aun así, no creo que haya suficiente contenido para satisfacer a todos los fans de la primera entrega, pues una gran parte de lo que ofrece este juego se siente reciclado de su antecesor.

Este problema de continuidad se nota además mucho dentro de la presentación, pues los gráficos, aunque han sido mejorados, y se pueden notar sus cambios a la hora de comparar las dos entregas, tampoco consigue distinguirse demasiado del juego original ni sabe mostrar su nueva potencia. Y el soundtrack recicla muchas de las tonadas del modo individual original en la campaña. Eso sí, las nuevas tonadas para las batallas online, aunque no creo que sean tan buenas como en la obra original, sí que es cierto que son sólidas y cumplen su cometido muy bien.

Como conclusión final, Splatoon 2 mejora y perfecciona la fórmula presentada en su antecesor, pero al hacerlo, no consigue distinguirse de la primera entrega lo suficiente para sentirse como una secuela imprescindible, sobre todo cuando posee ciertos errores que molestan al usuario en la experiencia online. Pero, aun así, se muestra como un adictivo y excelente juego shooter que se ha vuelto fácilmente en un imprescindible para los usuarios de Nintendo Switch.


POSITIVO

+ Muy buen modo campaña.

+ Salmon Run es una excelente adición.

+ Gameplay adictivo y experiencia online solitaria fluida

NEGATIVO

– Muy continuista

– La presentación se siente demasiado similar a su predecesor

– Errores e inconveniencias dentro de los modos online

Déjanos tu opinión

Tu dirección de email no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Olvidé la contraseña

Por favor, introduce tu usuario o email. Recibirás un link en tu correo para crear una nueva contraseña.

Registrarse